viernes, 29 de mayo de 2009

el pintor bajo el baobab


Miquel Barceló llegó por primera vez a África en 1998. Entonces viajó acompañado de Javier Mariscal, con quien atravesó el desierto del Sáhara y llegó a Malí. Malí fue todo un descubrimiento para Barceló: le cautivó el viento, el río Níger y sobre todo la luz, siempre la luz de Malí, y los baobabs, los gigantescos baobabs.


Desde entonces el artista mallorquín suele vivir largas temporadas en el País Dogón, un lugar deiserto y mágico cuyo eje está dibujado, a lo largo de 150 kilómetros, por la majestuosa falla de Bandiágara, que se extiende hasta Burkina Faso. Allí creó Barceló un refugio a su medida y encontró en sus paisajes y sus gentes la inspiración para desarrollar su arte; aprendió técnicas milenarias de cerámica a través de una alfarera maliense, y a convivir con el polvo y las termitas que horadaban sus pinturas.


En África Barceló encontró algo más que un paisaje : una nueva manera de vivir y buenos amigos de la etnia dogón, de los que destaca su mirada, la mirada dogón.

*Imagen:
- Joven africana con falda violeta, Barceló, 2005.
- Miquel Barceló en su casa de Malí, fotografiado por Jean Marie del Moral.

miércoles, 27 de mayo de 2009

Studio Malick


Malick Sidibé
es uno de los fotógrafos africanos que ha alcanzado mayor prestigio y reconocimiento. Ganó el León de Oro en la Bienal de Venecia de 2007, y estos dias expone sus obras en la galería Oliva Arauna de Madrid.


Sidibé comenzó dibujando desde niño; su padre vió en él actitudes para el dibujo y le envió a la Escuela de Artesanos Sudaneses, donde completó su formación. Más tarde, atraído por la fotografía, se compró su primera cámara. Hoy tiene un estudio en Bamako, Studio Malick, en el barrio Bagadadgi. Su obra es inusual; se dedicó a retratar la vida nocturna de la juventud maliense de los años 50 y 60 y dice recordar a todos y cada uno de los protagonistas de sus retratos.


Si os interesa la fotografía, otro de los grandes fotógrafos malienses, muerto en 2001, es Seidou Keïta

*Fotografías:
-Sidibé con uno de sus retratos.
-Retrato del artista.

lunes, 25 de mayo de 2009

Dia de Africa, dia de Malí


El Dia de Africa conmemora la fundación de la Organización de Unidad Africana (OUA) en Addis Abeba, Etiopía, en 1963. En este dia se apela a la unidad del continente africano, a la paz entre los pueblos, a los aspectos positivos de su cultura, al carácter alegre de sus gentes para enfrentar sus graves conflictos, y es una llamada de atención para poner sobre la mesa de Occidente los problemas del continente más olvidado.


El continente africano despierta, se abre al mundo y a la esperanza. Nos muestra su diversidad de culturas y etnias, su riqueza de ancestrales conocimientos, su nueva modernidad y su intención de conocer otros continentes sin perder sus costumbres. Africa no sólo es pobreza; Malí tampoco: es arte, música, baile, colores...tiene mucho por descubrir.

Casa Africa ha puesto en marcha el programa Africa Vive, para acercarnos la cara positiva y amable del continente, y en muchas ciudades españolas se celebra hoy este dia con la misma intención.

- Otra Africa es posible.

- Africa es más.

- Africa sonríe.

martes, 19 de mayo de 2009

Fantan Fanga


Más cine maliense. "Fantan Fanga", dirigida por los malienses Adama Drabo y Ladji Diakité, denuncia los crímenes rituales cometidos contra los albinos, a cuyos miembros mutilados atribuye la superstición popular propiedades curativas.
La película se presentó, con gran éxito de crítica, en marzo en el FESPACO (Festival de cine Panafricano).

*Fotografía: Adama Drabo y Ladji Diakité, directores del largometraje.

jueves, 14 de mayo de 2009

Yeelen, el camino de la luz



Yeelen (El camino de la luz) es una obra maestra del cine maliense y su director, Souleymane Cissé, el cineasta africano más importante que existe en este momento. En esta película hace una descripción excelente y muy realista de las tradiciones étnicas de las tribus Bambara, Peul y Dogon, de origen sudanés y, desde hace cientos de años, afincados en territorio maliense. Con Yeelen, Cissé gano el Premio del Jurado en el Festival de Cannes de 1987.

Cissé siempre se ha paseado con mirada crítica por los problemas de su país, también de la mujer. Su primer película en lengua bambara, Den muso (La muchacha), cuenta la historia de una joven muda que es violada y resultada embarazada de esa violación, con el consiguiente rechazo social. Estamos hablando del año 1974, se censura la película en Malí y el director es encarcelado.

En la Feria del Libro de Granada se presentó una monografía retrospectiva dedicada a este cineasta "Souleymane Cissé: con los ojos de la eternidad", de María Coletti y Leonardo de Franceschi ; además emitiran un ciclo de sus películas en el Festival Cines del Sur de Granada como reconocimiento.

lunes, 11 de mayo de 2009

pobreza y desigualdad infantil


Mañana 12 de Mayo da comienzo en Bamako el foro sobre la "Pobreza y desigualdad de la infancia de Malí", en el que se tratará la paupérrima situación de más de 4,3 millones de niños menores de 15 años que en el país viven muy por debajo del llamado umbral de la pobreza. Las zonas más afectadas son Sikasso, Kayes, Koulikoro, Segou y Tombouctou (zona desértica). Les sigue Mopti, que a pesar estar ubicada a las orillas del río Níger y contar con la opción de la pesca para la supervivencia, tiene el problema de que el agua del río no es potable, transmite muchas enfermedades y provoca en la infancia una situación sanitaria muy preocupante.

La zona con mejores condiciones de vida para estos menores es Bamako, la capital, que además cuenta con un mejor acceso a la escuela y a la sanidad.


Las principales carencias que sufren estos niños son de tipo alimenticio (llegando a la malnutrición extrema) de agua, de vivenda y educación. Su situación sanitaria es de total precariedad, con asistencia médica muy limitada y en muchos casos inexistente. Son víctimas de enfermedades endémicas mortales como la malaria. Sólo en Malí se registran cinco millones de casos de malaria al año y cada minuto mueren dos niños de malaria en Africa, más de un millón de niños al año... El doctor Aboubakar Keita trabaja para que la malaria no impida a los niños ir al colegio . Pedro Alonso es un médico español también empeñado en combatir la enfermedad.

Paradojicamente la escasez de agua es notable, pero los pueblos que disponen de agua por vivir en los márgenes de los ríos se ven afectados por su insalubridad, que les provoca infecciones y enfermedades de todo tipo, como la bilharziosis y el cólera.

El 25 de abril se celebró el "Dia Internacional de la lucha contra la malaria"

(*)Fotografía de Francesco Zizola

sábado, 9 de mayo de 2009

el albino de la voz de oro


Salif Keita es un cantante maliense de gran prestigio internacional. Descendiente de los fundadores del Imperio Mandinga, sufrió el rechazo de su familia porque no entendían que un noble quisiera dedicarse a cantar. Vivió y durmió en las calles, pasó hambre, pero dice que ha merecido la pena. Además es albino, lo que dificultó aún más su carrera musical y en definitiva su vida.
Fotografía El País

Hoy la gente llena estadios para oirle cantar, se le conoce como "la Voz de oro africana". Ayer actuó en el Womad de Cáceres, el festival multicultural impulsado por Peter Gabriel, junto con otros artistas africanos y latinoamericanos. Dice en entrevista a El País sentirse cada dia un poco más sabio.

A pesar del éxito Salif Keita no olvida. A través de su fundación Salif Keita Global Foundation, lucha por los derechos y la integración de los albinos, perseguidos en casi toda África, y ayuda a la infancia de su país.

*Escucha Salif Keita:
- Tekere
- Folon
- Yamore

viernes, 8 de mayo de 2009

una biblioteca en el desierto


De nuevo nos adentramos en el desierto para llegar a Tombouctou, y dar lectura de los más de 30 mil manuscritos y textos religiosos, literarios y mapas que atesora la biblioteca Ahmed Baba. Tombouctou fue bastión del imperio malí. Se fundó en el siglo XI por los nómadas tuareg para organizar el trueque de esclavos y oro procedente del sur por sal y cobre del norte. Hoy tiene tan sólo unos 35 mil habitantes y es la sombra de la gran ciudad imperial que fue, la ciudad de los 333 santos. Imagino que caminado por sus calles todavía se puede vislumbrar a lo lejos el reflejo de las caravanas de camellos que antaño cruzaban la ciudad y que hoy han sucumbido al asfalto y a los camiones para el transporte de mercancías.


En la biblioteca de Tombouctou apenas disponen de medios de conservación, pero se esmeran en mantener intactos los manuscritos que les hablan de su historia, de la presencia islámica en la ciudad, en el país.

En Tombouctou también tienen memoria histórica.

“El oro viene del sur, la sal del norte y el dinero del país del hombre blanco; pero los cuentos maravillosos y la palabra de Dios sólo se encuentran en Tombuctú.”, antiguo proverbio.

Más información:
- Los manuscritos de Tombouctou.
- Libraries of Timbuktu.

jueves, 7 de mayo de 2009

esclavos de los Tuareg


A las puertas del desierto, en Tombouctou y en pleno siglo XXI, todavía hay esclavos. El pueblo Bellah sigue sirviendo a los tuareg en régimen de esclavitud. Lucen bajo sus ojos unos profundos cortes que les delatan como siervos del pueblo bereber. Aunque muchos de ellos han sido liberados y sobreviven en condiciones precarias en Segou, a las orillas del río Bani, se calcula que todavía hay más de 300 mil esclavos bellah en los desiertos de Argelia, Níger, Libia y sobre todo en Malí. La condición de esclavo pasa de padres a hijos. Ni siquiera les pertenece el término que los define bellah(esclavos), que es de origen bereber.


Pero los esclavos preferidos de los tuareg son los albinos, a los que explotan para hacer las tareas más duras y costosas. La situación de los albinos en África es tremendamente contradictoria: son rechazados por su color de piel pero al tiempo sus miembros son muy codiciados para elaborar pócimas o servir como amuleto para ahuyentar a los malos espíritus. En algunos tuareg todavía conviven costumbres islámicas con ritos animistas: en cuanto los albinos no les resultan útiles los matan o mutilan y venden sus miembros.

Bellah, esclavos de los tuareg, por Iván Benítez.

A pesar de ser tratados como esclavos, los bellah hacen padecer a su vez a sus mujeres otro tipo de esclavitud peor si cabe y muy común no sólo en Malí, sino en casi toda África subsahariana, especialmente en el Sahel: punzan varias veces el perfil de sus labios para que la sangre coagulada forme una mancha alrededor de su boca que las identifique como "mujeres con amo"; los padres casan a sus hijas con ancianos que a su vez tienen ya otras esposas; el 90% sufre la mutilación de sus genitales, expuestas a infecciones y en muchos casos a una muerte segura.

Parece que las ONGs no pueden hacer nada contra esta "costumbre" ancestral.

El gobierno maliense tampoco lo prohíbe.

martes, 5 de mayo de 2009

conocer Malí


Aquí empieza una nueva andadura para conocer Malí, desde la distancia, con nuestra mirada tubabu atenta y expectante, pero con la seguridad de que cada pequeño paso nos acerca al país de la luz; a la mágica Tombouctou, antaño con sus caravanas de camellos y tierra de tuaregs; a la idílica Mopti, con su paisaje veneciano; al mítico país Dogón, con sus habitantes suspendidos de la falla de Bandiagara; a la tranquila y colonial Segou; a la cálida Djennè y su imponente mezquita de adobe; a las fértiles orillas del río Níger; a los coloristas mercados de Bamako; a sus hospitalarias gentes...


Comenzamos...

*Fotografía: pinazas en el río Níger, Mopti.