sábado, 29 de mayo de 2010

el desierto del miedo

El domingo pasado el Magazine de La Vanguardia estuvo dedicado a la presencia de Al Qaeda en el desierto de Malí, bajo el título El desierto del miedo. Es interesante su atenta lectura.

Fotografía (perteneciente al mismo artículo): un nómada tuareg pastorea con su rebaño de vacas y camellos en el desierto de Gao.

viernes, 28 de mayo de 2010

muerte de un griot


"El día que no sepas a dónde vas, acuérdate de dónde vienes". Y como la fuerza de Kouvaté estaba en su África natal, siempre volvía. Esta era una de las reflexiones que el actor Sotigui Kouyaté solía aplicar en su vida. Era un ser universal y para él no había ni raza ni color. Nacido en 1936 en Bamako, capital de Malí, Kouyaté perteneció a una ilustre familia de griots, maestros de la palabra que son a la vez historiadores, expertos en genealogía, maestros de ceremonias, consejeros del emperador, mediadores, cantores y músicos.



"Nuestra fuerza radica en nuestra cultura. Toda mi actividad como griot se basa en este arraigo y en esta apertura. Y el ser griot es algo que se transmite de padres a hijos". Quizá ese fuera el motivo de que en él las palabras sonaran de una manera única, indescriptible: pura magia.

Sotigui Kouyaté nació en Malí, de padres gambianos, y es burkinabés de adopción.




En este enlace puede verse un fragmento de una de sus mejores películas: "Little Senegal" (2001).
La última de ellas fue London River.

sábado, 22 de mayo de 2010

Jóvenes creadores de Malí

Dentro del encuentro "África vive" se puede admirar la exposición "Singularidades: jóvenes creadores de Malí", que estará en Las Palmas de Gran Canaria desde el 13 de mayo hasta el 3 de septiembre.

Comisariada por Christian Perazzone, en colaboración con el Conservatoire des Arts et Métiers Multimédia, Balla Fasseke Kouyate, Singularidades: jóvenes creadores de Malí presenta, en el marco de una exposición original, las obras recientes y originales de artistas emergentes o en vía de confirmación como son Mamadou Lamine Barry, Seydou Cisse, Lamine Coulibaly, Toussaints Dembele, Modibo Doumbia, Hawa Keíta, Mohamed Konate, Tiecoura N’Daou, Oumou Sankare y Abdoul Karim Sylla.

Esta muestra, primera de este tipo, afirma la voluntad de Casa África de revelar y promover a los artistas de una nueva generación en Malí. Reuniendo todo un abanico de técnicas de expresión: pintura, escultura, dibujo, instalación, fotografía, acción, arte digital y video creación, la muestra abrirá una ventana sobre el arte maliense contemporáneo.
Esta exposición ocupará todos los espacios expositivos de Casa África, metamorfoseando sus galerías y dejando curso a una experiencia apasionante para sus visitantes.

Los artistas:

1. Mamadou Lamine Barry. Nacido en Bamako en 1980, vive y trabaja en su ciudad. Muy sensible a las costumbres, trabaja tanto la pintura, la escultura como los decorados y la creación de vestuarios para el cine y el teatro. En su obra fotográfica La Magie, trata el tema de la continuidad de las tradiciones, frente a la globalización de la cultura.

2. Seydou Cisse. Nacido en Sevare, Región de Mopti en 1981, vive y trabaja en Bamako. Se expresa a través de la video-creación utilizando sus habilidades de artista plástico para moldear un mundo imaginario. A menudo en sus obras cuestiona los prejuicios los más arraigados sobre el mundo, con un sentido poético siempre renovado.

3. Lamine Coulibaly. Nacido en Bamako en 1982, vive y trabaja en dicha ciudad. Trabaja la pintura, la escultura y la fotografía con el mismo cuidado. Lamine abordó la obra Antiguo Ancestro con un sentido de la apropiación del otro que refleja un profundo conocimiento de las cualidades actuales de la creación.

4. Toussaints Klemagha Dembele. Nacido en Koutiala, región de Sikasso en 1982, vive y trabaja en Bamako. Conocido principalmente en el mundo del cómic y de la animación, ha descubierto recientemente las posibilidades de la multimedia. El artista destruye los límites de los géneros artísticos para incluir, en su video creación, el performance.

5. Modibo Doumbia. Nacido en Bamako en 1975, vive y trabaja su ciudad. La cultura oral ha sido el inicio de su obra Parole, donde mezcla dibujo, pintura y escultura con un sentido de la instalación digna de la tradición de los grandes artistas africanos contemporáneos.

6. Hawa Keïta. Nacida en Sikasso en 1989, vive y trabaja entre Bamako y Sikasso. Se distingue por la calidad despejada de su discurso, tanto formal como estético. Sus imágenes atraen la atención participando discretamente de las tendencias más contemporáneas de la fotografía.

7. Mohamed Konate. Nacido en Bamako en 1978, vive y trabaja en esta ciudad. Crea videos e instalaciones experimentando con los límites de la credibilidad social y política de las fronteras. Su obra ha sido señalada en la última Bienal de Dakar en 2008.

8. Tiecoura N’Daou. Nacido en Mopti en 1983, vive y trabaja entre Bamako y Mopti. Sus obras fotográficas y de video-creación destacan por su sorprendente perfección. Utiliza diversos soportes de un modo socialmente comprometido.

9. Oumou Sankaré. Nacida en Niafunke, región de Tombuctú en 1977, vive y trabaja en Bamako. Esta artista, muy comprometida en las tendencias del arte contemporáneo, expresa sus mitologías personales en unos videos performances inteligentes y estéticamente muy creativos.

10. Abdoul Karim Sylla. Nacido en Bamako en 1980, vive y trabaja en esta ciudad. Crea esculturas con materiales poco corrientes como el pelo. Fotografía y después manipula los colores, investigando los limites de la imagen entre fotografía y la pintura.
Fotografía: algunas obras de la muestra.

sábado, 1 de mayo de 2010

Treinta pobres segundos

Hace unos dias, el 25 de Abril, se celebró el "Dia mundial de la malaria", una enfermedad que mata miles de personas al año en África y que aquí tendría grandes expectativas de curación.

Esta es la historia de Shebe Sidibé, que se repite a diario tanto en Malí como en el resto del continente africano. Pertenece al artículo de La Vanguardia: "Malaria, desarrollo y equidad".
Shebe Sidibé roza la veintena y aún le dura la pena. Hace unos meses, abandonó nerviosa su humilde casa de las afueras de Bamako (Mali) para dar a luz. Pero a su fibra de madre primeriza pronto se añadió intranquilidad. Tras el parto, en el hospital pusieron el peor nombre posible a su fiebre y a la de su pequeño: malaria. Ella superó los temblores, pero sin dinero para el tratamiento, su recién nacido murió a los pocos días. "Es la vida", lamenta sereno el joven padre, Kalifa, que da gracias a Dios por tener aún a su lado a su mujer. Calcula que internar a su hijo y comprar medicinas para darle una oportunidad habría costado el equivalente a 150 euros. Una fortuna para él. Kalifa es originario del sur del país y ha visto perecer a demasiados niños de malaria en su aldea, Magadala, como para detenerse demasiado en lamentos. "A veces uno por semana", dice. ...

Saber más: